Criar en tiempos de pandemia: cómo sobrevivir a la educación en casa

En tiempos de pandemia, donde la mayoría de los hogares a nivel mundial se han visto obligados a cambiar la forma de vida de manera drástica, la educación no se ha quedado atrás. Padres y madres de familia se han visto en la necesidad de asumir un nuevo rol como educadores en casa. Con esta nueva responsabilidad, surgen una serie de retos y dificultades que pueden resultar abrumadoras y estresantes.

La educación en casa es un fenómeno que ha venido en aumento en los últimos años, pero aún sigue siendo una práctica poco conocida y poco valorada por la sociedad. Sin embargo, con la pandemia del COVID-19, la educación en casa se ha convertido en la única opción para muchos hogares y ha puesto en evidencia la importancia de esta práctica y la necesidad de valorarla y apoyarla.

Una de las principales dificultades que enfrentan los padres y madres de familia al educar en casa es el manejo del tiempo, especialmente aquellos que tienen que trabajar desde casa. El equilibrio entre el trabajo y la educación de los hijos puede resultar complicado y generar un nivel adicional de estrés en un ambiente ya estresante.

Otro reto importante es la falta de apoyo y recursos educativos adecuados. No todos los padres y madres de familia tienen las habilidades, herramientas y conocimientos necesarios para hacer frente a la educación en casa. Por lo tanto, es importante poner a su disposición recursos útiles y relevantes que les permitan una educación efectiva y de calidad.

Además, la falta de interacción social y la limitación de recursos tecnológicos pueden ser obstáculos en la educación en casa. El aprendizaje en casa puede limitar las posibilidades de socialización, que son esenciales para el desarrollo y crecimiento de los niños y jóvenes. Asimismo, la falta de una conexión a internet confiable y dispositivos adecuados puede hacer difícil el acceso a recursos en línea y herramientas educativas.

Sin embargo, a pesar de estos desafíos, la educación en casa también ofrece una serie de ventajas y oportunidades únicas. Los niños y jóvenes pueden recibir una educación personalizada e individualizada que se adapte a sus necesidades y ritmos de aprendizaje. Los padres y madres de familia pueden construir un vínculo más fuerte y cercano con sus hijos y ser participantes activos en su proceso educativo.

En conclusión, criar en tiempos de pandemia puede ser un desafío, pero también puede ser una oportunidad para crecer y fortalecer los lazos familiares. La educación en casa puede ser una alternativa efectiva y debe ser valorada y apoyada por la sociedad. También es crucial ofrecer recursos y herramientas a los padres y madres de familia para hacer frente a los retos que puedan surgir en el camino.

Nota express publicada por MediaStar | Agencia de Medios.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + uno =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.