¡Cuidado! ¡Mamás adictas tienen más probabilidades de afectar el desarrollo de sus bebés!

Las madres adictas a sustancias tóxicas pueden afectar gravemente el desarrollo de sus bebés. Desde la concepción hasta el nacimiento y los primeros años de vida, el consumo de drogas por parte de la madre puede tener efectos negativos en el desarrollo y crecimiento del feto y del bebé.

La adicción a las drogas, sean legales o ilegales, es un problema que afecta a personas de todas las edades, géneros y estratos sociales. Pero son las mujeres las que sufren en mayor medida las consecuencias, especialmente durante el embarazo.

Las drogas consumidas por la madre pueden afectar el desarrollo del cerebro, el corazón, el sistema nervioso, los pulmones, el hígado y los riñones del feto. Además, puede provocar partos prematuros, placenta previa, abortos espontáneos y un mayor riesgo de mortalidad infantil.

Por otro lado, una madre adicta también puede ser menos capaz de cuidar adecuadamente de su bebé, ya que la adicción consume bastante tiempo, energía y recursos económicos. Asimismo, pueden ser menos responsables y comprensivas, descuidando la alimentación, la higiene y las vacunas que necesita su hijo.

Para prevenir estos problemas, es importante que las madres adictas busquen ayuda especializada. Los tratamientos para la adicción son diversos y van desde el apoyo psicológico hasta la medicación específica para tratar la dependencia química.

En conclusión, las madres adictas tienen más probabilidades de afectar el desarrollo de sus bebés. Es fundamental tomar conciencia de los riesgos que conlleva el consumo de drogas durante el embarazo y buscar ayuda lo antes posible para reducir los efectos negativos en el desarrollo de los hijos.

Nota express publicada por MediaStar | Agencia de Medios.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + quince =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.