¡Es hora de apoyar la maternidad inclusiva para prevenir la discapacidad infantil!

Es común escuchar discursos y campañas en pro de la inclusión, pero cuando se habla de maternidad inclusiva como una forma de prevenir la discapacidad infantil, muchos aún desconocen de qué se trata este concepto y por qué es importante al hablar de salud y bienestar de la población infantil.

La maternidad inclusiva engloba un conjunto de prácticas que buscan facilitar un embarazo saludable, un parto seguro y una crianza respetuosa y libre de discriminación. Según el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud, esto implica brindar información y atención médica adecuada a todas las mujeres, independientemente de su origen étnico, religión, orientación sexual o identidad de género, para que puedan tomar las decisiones informadas sobre su cuerpo y sus hijos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año nacen en el mundo alrededor de 15 millones de niños con discapacidad, lo que equivale a un 10% de la población infantil. Muchas de estas discapacidades se pueden prevenir con medidas sencillas, como el control y seguimiento prenatal adecuado, la vacunación, la nutrición y la detección temprana de enfermedades.

Sin embargo, son muchos los obstáculos que enfrentan las mujeres y sus familias para acceder a estos servicios, especialmente cuando se trata de poblaciones marginadas y en situación de vulnerabilidad. La discriminación, la falta de información o la negación de servicios médicos por motivos de género, raza u orientación sexual pueden impedir el acceso a un embarazo seguro y a una atención médica de calidad.

Es por eso que es urgente apoyar la maternidad inclusiva, no solo como un derecho humano básico, sino como una estrategia efectiva para prevenir la discapacidad infantil. La inclusión implica brindar atención médica y educación integral a las mujeres durante todo el proceso reproductivo y garantizar el acceso a servicios de detección, prevención y atención de enfermedades e incapacidad.

Es hora de dejar atrás los estereotipos y creencias limitantes sobre lo que significa ser mujer o madre, y reconocer la diversidad de formas en que las mujeres experimentan el embarazo y la maternidad. Solo así se puede garantizar que todas las niñas y niños, sin excepción, tengan acceso a la atención de salud que necesitan para crecer sanos y felices.

Nota express publicada por MediaStar | Agencia de Medios.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.